martes, 2 de agosto de 2016

Cuando ser finisher no es suficiente. DesafiOSOmiedo, por Luis Rodríguez

Todo el año preparando el puñetero UTMB, y ves una prueba que ya has hecho dos veces, de la distancia ideal a un mes del objetivo, fácil de llevar y que puede dejar buenas sensaciones para afrontar el doble de distancia y desnivel, así que entreno perfecto piensas.
También pasas todo el año probando cosas en ultras para llegar a este momento y no tener dudas en nada.
Pues todo una mierda. Ahora mismo tengo dudas en varios aspectos del material, es más, más que dudas no sé qué hacer porque el que tengo probado no me convence ninguno en algunas prendas tan importantes como las zapatillas y los calcetines, por ejemplo. Con lo cual habrá que coger lo que pensamos menos malo, porque no están 170 km para probar cosas.
Y lo que más me fastidia es que hasta este año nunca estas prendas fueron un problema para mí en ultradistancia.
Y para terminar de rematarla, la sensación mental después de somiedo es nefasta también, es decir, todo lo contrario de para lo que fue elegida, de ahí el título del post. Y es que para mi ser finisher siempre tiene que ir acompañado de buenas sensaciones para estar completo el asunto, y más este año con el tema del Mont Blanc.
Todo empezó cagándola en el pre, todo lo que sabes que debes hacer, que debes prever, vas y no lo haces, incluso en carrera... supongo que como dicen los mexicanos xq me daba hueva, y creía que ya estaba todo hecho y que en somiedo no podía salir mal la cosa. Pues más pa aprender: en ultras, a partir de, sobre todo de esto, 80 km, no hay coñas que
valgan.
En 50 km algo sale mal y tiras palante que total ya está ahí, pero a partir de 70­80 km
además de que pueden salir muchas más cosas mal, si aparecen varias y pronto es muy probable que no puedas tirar palante. Y así es, bajas la guardia en algo y zasca, es que sale mal sí o sí como ya le gustaría al propio murphy para su teoría. Por eso que si no haces lo que sabes que tienes que hacer es para autoapalearse.
Lo único bueno sobre esto, de lo que ahora intento autoconvencerme es que es mejor que esto me pase en la anterior, que en el UTMB, si saliese todo perfecto podría sufrir este apapanamiento luego en la otra, así que mejor que hubiera pasado ahora. Pero bueno, no me convence de todo el asunto.
Lo más grave de todo fue que, como no pronosticaban este calor y la organización insistía con la ropa de abrigo y sólo pedían un litro de agua, no cogí el camel, ni metí un bidón de repuesto en la bolsa de corredor, e hice lo contrario a lo que siempre digo de: prepara la mochila y todo lo demás lo metes en el coche igual. Así terminé con un bidón que perdía agua cuando nos empezaba a zurrar el sol y a 8 km del siguiente avituallamiento. Conseguí llegar, aunque con síntomas de deshidratación gracias a que había muchos voluntarios en multitud de sitios y un par de ellos me dejaron pegar unos sorbos al agua que tenían. Punto más positivo de esta carrera, el voluntariado.
Por contra, el menos positivo es la poca variedad en los avituallamientos y la falta casi total de cosas saladas en los mismos, con lo cual la tarea de reponerse de una deshidratación se hace ardua. Así estuve desde el km 20 hasta cerca del 50, un desastre. Acabé hasta tomando café con leche en la Farrapona, lo que indica lo que tenía previsto para allí al organización, pero leche, si las condiciones cambian, no hace falta eliminar el café con leche, te llevas unos hielos y asunto arreglao.
Pues en todo ese tiempo de recuperación, la positividad mental de otras veces brilló por su ausencia, esta es la otra cuestión que me repatea de lo sucedido en esta prueba, y esta no tiene el consuelo explicado para la otra. Xq además iba pensando todo el rato en que si esto me pasaba en la UTMB tan pronto iba aviado.
En esos momentos entras en bucle, en barrena, y en vez de buscar soluciones sólo te buscas la ruina. Ahí van unas cuantas de las que se me pasaron por la cabeza y que en
esos momentos no servían para nada, bueno, sí para seguir cagándola por no atender a lo que tenía que atender.
Empecé a darle vueltas a qué cojones hago haciendo trail si no tengo las condiciones
buenas para ello, manda truco diría alguno, incluso yo mismo en otro momento. Pero sí,
pensaba eso, que peso mucho, que soy poco eficiente para este deporte, que sudo una
barbaridad y que aunque esto no fuera un problema para terminar, en mi caso para 170 km creo q sí.
Así terminé por huevos,  sin interés por la prueba xq ya la conocía y no había el factor
sorpresa de los impresionantes paisajes que tiene, desgastado física y mentalmente y con más dudas que nunca sobre mi participación en el UTMB.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review