martes, 30 de enero de 2018

Abutres 2018 - La carrera de Juan - por Iago Vázquez

Si quieres una descripción detallada del Ultra Trilhos dos Abutres, puedes dejar de leer ahora, no voy a contar nada de desniveles, kilómetros, bajadas técnicas o ritmos de carrera. Si alguna vez has corrido en Portugal ya conoces cómo se lo monta esta gente y más aún siendo una de sus pruebas más emblemáticas.

Fecha obligada si eres Coutadas tanto por las anécdotas que cuentan los que ya han ido como por la convivencia el fin de semana, porque la carrera en sí, o cómo te haya salido, es lo de menos, lo importante en este equipo es compartir estas experiencias porque a todos, desde el que lleva 40 años corriendo al que lleva dos, nos encanta esto y no hay mejor manera de vivirlo que irnos juntos a pasar el fin de semana cocinando, durmiendo y riendo juntos. Ah, corriendo también.  
Nuestro Juan es el compañero más cariñoso, disfruta cada salida al monte juntos como si llevase dos años sin poder ir. Esta carrera sería su primer ultra, la había preparado y se notaba una mejoría en su rendimiento, sólo temía a los tiempos de corte. La apuesta era fuerte, porque no es la carrera más sencilla para probar esa distancia.
Una vez en la línea de salida todos juntos, fotos de rigor, frío y ánimos. Como sabríamos después, todos nos pasamos la carrera pensando cómo le iría a él al pasar por cada una de las zonas. Salida rápida, una primera subida potente, primer avituallamiento en el Km 14 o terrenos complicados tanto de subida como de bajada, pueden ser duros si vas con las fuerzas o los ánimos un poco justos. ¿Lo acompañamos? No. Tenía que hacerlo sólo.
No voy a describir un trail, subes, bajas, resbalas, corres, te agarras a los árboles, comes, bebes, lo típico, vamos.

Los últimos avituallamientos, casi cada 5 km, hacen que se te pase mejor el tramo final, que se hace un poco pesado porque el único punto negativo en cuanto a organización es que en varios tramos se comparte recorrido con corredores de la prueba de 30 km y se hace raro el hecho de que en el km 40 de una carrera se formen tapones. El resto es perfecto, bosques, ríos, cascadas o subidas casi por ferratas, hace que esta carrera sea muy recomendable.
Cada uno fue llegando a meta y teníamos información de la progresión de Juan por lo que nos iba contando Dani, que estaba en varios puntos del recorrido por si necesitábamos algo.  Nos avisó del paso por el km 46 y nos fuimos a la meta a recibirlo. Ya lo tenía. Un ultra, nada menos.



Y no recuerdo más de la carrera. Lo que no se me olvida son el concurso de paellas, la chimenea, el viaje, el pacto con Nandiño en la última parada para acabar juntos, el barro (poco este ano según cuentan) y todo lo que me reí.
 VOLVERÉ.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review