domingo, 17 de enero de 2016

Fin de semana en la nieve - I Snowcross Leitariegos

Cuando me enteré de la idea de este 1er Snowcross no sabía que disfrutaría tanto de una carrera, pero la idea de una prueba sobre la nieve y encima en un entorno tan espectacular como era la Estación de Esquí Valle de Laciana - Leitariegos, no me hicieron dudar ni un  momento.

Y ya que ibamos a un lugar tan increible habría que planear un fin de semana completo para aprovecharlo bien, ya que esa zona ofrece una gran oferta gastronómica, deportiva y sobre todo una naturaleza y paisajes inmejorables. 
Esta crónica se convertira además en una invitación a visitar una comarca leonesa como es el Valle de Laciana, calificada como reserva de la biosfera por la Unesco. 
Para esta aventura unicamente iríamos los Coutadas, Dani y yo mismo, en lo que para mí podría decir que era la primera carrera de la temporada y para el pobre Dani sería poco más que ir a probar, despues de 4 meses arrastrando una latosa lesión y que esperamos pronto se recupere para seguir dando guerra como siempre, aunque por saco no haya dejado nunca de dar ;-) .
El viernes llegaríamos a primera hora de la tarde para instalarnos en el Hostal de Montaña la Aldeya, muy bien situado en Villablino, y totalmente recomendable. 

Y ya que estabamos cerca de la Estación de esquí, fuimos hasta allí para comprobar como se encontraba el recorrido y ver lo que nos esperaba al día siguiente. 
Aunque poco tiempo atrás aún se estaba con temor a no tener nieve para el día de la prueba, días atrás cayó justo a tiempo la nieve suficiente para tener entre 20 y 50 cm de espesor en las pistas y además las previsiones para ese día no podrían ser mejores y así ibamos a tener un día soleado.
 








Aunque ibamos con motivo de la carrera, quería aprovechar para realizar una actividad diferente a otras que ya había practicado y fui interesado en una ruta nocturna que ofrecían las escuelas de esquí de la estación, pero en la que es  necesario un número mínimo de gente para poder contratarla, así que quedará para otra ocasión.



Como ya teníamos hecho el día, tocaba probar la oferta culinaria de la zona y seguiría una recomendación en el Restaurante El Campillo en Sosas de Laciana, localidad cercana a Villablino; creo que mejor no pudo ser.
 Cecina, paté de cecina, revuelto de cecina y setas.....dije que me gusta la cecina?, bacalao al ajoarriero, caldereta de cordero....... bueno, bueno, bueno. Y todo esto en un local con todos los detalles cuidados, un precio más que contenido y una atención superior del dueño, que por cierto acababa de ser padre y estaba que no cabía en sí, así como del personal que allí nos atendió. Tenéis una visita obligada cuando vayais por la zona, sin duda. Al acabar tocaba descansar, ya que nos esperaba un día bastante duro.

Empezaríamos el sábado con un buen desayuno para después subir a la Estación de Leitariegos e ir empapándonos con el ambiente, y como yo me había quedado con las ganas de esa ruta con raquetas, me iría de ruta por mi cuenta por la zona de la estación. No podría haber hecho nada mejor.






 Después de darme unas indicaciones sobre qué ruta seguir, comenzamos a subir por un lateral de la estación hasta un lago que se encontraba a unos 1700 m de altitud. El recorrido sería increíble. Caminar sobre nieve virgen subiendo esas montañas ha sido una gran experiencia  y estoy seguro que sería un gran entrenamiento de vivir en la zona.

Imagino que será una sensación parecida a la de ascender practicando esquí de montaña, en la que eres tú y la montaña sin necesidad de medios mecánicos para disfrutar de ella.

Y después de más de una hora de subida, salvando grandes pendientes, llegamos al lago que nos habían indicado.

Parecíamos expedicionarios en algún lugar de la Antartida, con un lago congelado delante de nosotros, con ganas de pasear por encima como en tantas películas habíamos visto, pero sería mejor no arriesgar.




 Ya se acercaba la hora del gran evento, así que tocaba bajar de esa maravilla de la naturaleza y devolver el material para comer y prepararnos para la comenzar la temporada.

Mientras me preparaba, el ambiente de la estación iba cambiando, saliendo de las pistas la gente con sus tablas y llegando otros con zapatillas de montaña, cuyas caras me resultaban conocidas. Luis ó Adolfo, del pelotón de muchas pruebas en las que habíamos coincidido, pero también se empezaban a ver caras conocidas en la cabeza de carrera a nivel nacional e incluso internacional. Nuestro Arca, Sanchez-Capitán o Alfredo Gil ya andaban rondando la estación, menudo cartel.




















En esos momentos, mucha de la gente habítual de una estación de esquí aún no entendía qué hacíamos unos personajes en mallas rondando por allí, hasta que el speaker de la prueba invitaba a todo el mundo a presenciar la carrera.

Después de un pequeño calentamiento trotando por la nieve y probando como era correr con crampones, ya que para mí iba a ser la primera vez, y tras ver que la cosa era segura, ya nos llamaban para la linea de salida, viendo por allí también a Lolo Díez preparado también para correr, organizador de esta prueba y también de la reconocida Carrera Alto Sil, en la que por tercer año consecutivo los Coutadas estaremos presentes, habiendose cerrado las inscripciones de este año en tan sólo 9 minutos.

Sabiendo más o menos como sería el recorrido de la
 prueba, aún no eramos conscientes de la dureza a la que nos enfrentabamos, y nada más salir ya tocaría doblar el lomo para subir por una pared que era la pista Abedules de la estación, y que durante esa primera subida no parecía que se escaparan tanto los cabezas de carrera. Y eso era, sólo lo parecía, ya que en la primera bajada por la pista de Chagunachos, esta gente me sacaría la vida.


Desde luego no podríamos haber tenido un mejor día, con un cielo despejado, buena nieve para correr sobre ella y las vistas desde la zona más alta de la estación mientras se ponía el sol eran dignas de una postal, con nieve en tonos azulados.
Foto Leitariegos.net


Video Escuela de Esquí Leitariegos


Después de una pequeña subida por la pista de La Cueva, tocaba la gran bajada por la pista del Tubo. Una gran pendiente en la que ya se veían las primeras caídas y que después de un traspiés, decidí bajarla deslizandome de culo. No sería el único y viendo como era creo que fué la mejor elección.

Foto Julian Rodríguez Asensio - Facebook

Abajo de todo se concentraba un gran número de personas, ya que seguro tuvo que ser un espectáculo vernos bajar por ahí para a continuación volver a subir por otra pared como la que ya habíamos subido nada más comenzar y en la que charlando con algún corredor, vi que no era el único que no tenía muy claro el recorrido y que alguno se le venía el mundo encima al saber que aún no habíamos acabado la primera vuelta.

Foto Leitariegos.net

 La gente que se encontraba en la cafetería de la estación saldría para ver el espectáculo en cuanto vieron que unos cuantos chalados en malla se lanzaban cuesta abajo mientras caía la noche, algunos corriendo, otros deslizándonos.

Acabando de subir esta última pared, bajaríamos por la Autovía para pasar por el arco de meta y abordar la segunda vuelta, con el speaker y el público animando a tope. Apenas llevabamos 5 km pero parecía mucho más. Pensar en volver a subir por allí ya te daban ganas de quedarte en meta, pero la idea ahora sería la de dar lo que quedaba y esperar que la gente se fuera desgastando para recuperar posiciones.

Y así sería, poco a poco ganando algún puesto y escuchando por la megafonía de la linea de meta como iban anunciando la llegada de los primeros corredores. Seguimos que ya falta menos y aunque no pasé frío, era dificil no respirar el aire gélido y llevar los pulmones congelados. Anuncian la llegada de otro corredor, 1:21 h y estoy acabando de subir la última gran petada; ya sólo queda bajar.

Al final, una bajada de infarto y acabando en 1:27:17. Muy contento para una prueba dura a la vez que divertida y diferente. Seguro que para el año repito e invito a todo el mundo a probarla.

Dani acabaría la prueba con gran mérito teniendo en cuenta las condiciones en las que está y dando espectáculo como siempre, con una entrada dando un doble tirabuzón con mortal hacia delante.   



Por orden de llegada, se llevaría la prueba Alfredo Gil García y sería segundo su paisano, el bejarano Manuel Sanchez-Capitán Arroyo. En tercera posición quedaría el asturiano Rubén Álvarez Álvarez.

Congelados marcharíamos a cambiarnos para una cena que se iba a realizar en el Albergue Francisco Giner de los Rios de Villablino y en la que junto con las familias, los corredores compartiríamos los últimos momentos de lo que fué este Snowcross.

Al día siguiente tocaba volver para casa, con pena de no tener más tiempo de disfrutar de todo lo que nos ofrece esa zona, y aún compartiríamos desayuno con la familia de los campeones Gil y Capitán, los cuales estaban aprovechando el tiempo al máximo entrenando en las montañas, mientras otros nos comíamos el buffet entero del hotel....está claro que los campeones pueden nacer, pero siempre se hacen.





Reacciones:

4 comentarios:

chema figue dijo...

Gracias Alberto por transmitirnos tan bien la experiencia.

Laura González dijo...

Enhorabuena!! Tomo nota para la segunda edición ;)

Laura González dijo...

Enhorabuena!! Tomo nota para la segunda edición ;)

rene cidras dijo...

Grande berto, para el año intentare acompañarte

Publicar un comentario

 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review