lunes, 9 de noviembre de 2015

Trail Serra da Groba. Corriendo por mi tierra. Por Sara.

Corriendo por mi tierra... 
 Me despierto y veo a Marcos ya listo, el va al trail de 55km. y salen a las 7:30 así que toca madrugar. Cojo el móvil y veo las 5:30, "Dios" pienso "si fuese para trabajar protestaríamos pero como es por diversión"... 



Nos ponemos en marcha y llegamos al pabellón de Baiona, allí nos encontramos con varios Coutadas algunos que van a la larga y otros que aunque van a la corta y salimos una hora mas tarde ya están allí para animar a los nuestros, porque eso es ser un gran equipo. También andan por allí Luis y Esteban que este año estuvieron muy involucrados en la organización y desde aquí felicitarles por el gran trabajo realizado. 
Tras ver la salida de los de la larga voy a casa de mis padres a cambiarme y me dicen que mi peque pasó toda la noche malito y ya me cambia el chip, quiero quedarme con él , pero me dicen que está mejor y que vaya tranquila. 
Vuelvo al pabellón y me encuentro con el gran ambiente que suele reinar los momentos antes de la salida, saludos a los compañeros y nos colocamos en la línea de salida. Salimos a buen ritmo ya que los primeros metros son por asfalto y así seguimos hasta que llegamos a las escaleras de la Virgen de la Roca, donde se ralentiza un poco. Me noto las piernas raras como tensionadas, una sensación nueva que me hace ir un tanto incómoda, supongo que porque voy algo preocupada por el peque así que a medida que seguimos subiendo pienso que ahora que estoy en carrera tengo que desconectar y concentrarme en correr. 



Seguimos hacia arriba y vamos corriendo a la vera de un río, un sitio muy chulo y cruzamos unos puentes de madera que a más de uno les dieron algún susto porque resbalaban mucho. Continuamos por una pista bastante embarrada por las lluvias de los días anteriores y así llegamos al primer avituallamiento km. 5 , cargo un poco de agua y sigo bajando por una cuerda y nos encontramos la primera petada, no es muy larga pero hace que empecemos a andar. Continúa por un sendero estrecho que nos lleva a un alto con unas vistas impresionantes del Val Miñor y las Islas Cíes, dan ganas de pararte a disfrutarlas, pero hay que seguir aún nos queda mucho. Me encuentro mejor y estoy disfrutando a tope. 




Un par de bajaditas para soltar las piernas y llegamos a la siguiente petada, el grupo con el que voy se me aleja, las subidas no son lo mío y aunque todos vamos andando, mi andar es mas lento y me quedo sola. Se que dentro de poco vienen un par de bajadas de piedras sueltas bastante técnicas y ahí los puedo alcanzar. Y eso hago, me pongo delante y seguimos trotando, cruzamos el río y otra bajada, esta menos técnica pero como es donde disfruto alcanzo a otros corredores. 
Volvemos a subir, pero sabemos que ya estamos en Chan de Lagoa, el avituallamiento está cerca para recargar un poco de energía. Pensaba llegar en 2 horas y llevo 1:40 así que contenta tiro, me encuentro con Laura que hoy esta de fotógrafa, me anima y yo le doy el cinto que hoy no deja de molestarme. Llegamos al avituallamiento km. 14 y veo a mi familia con los peques animándome les doy un abrazo, bebo algo y con el subidón de ver allí a mi gente me pongo en marcha.Corro por una pista ancha de tierra, veo un bebedero de caballos y sin dudarlo meto las piernas que van un poco cargadas y lo agradecen.Sigo por la pista hasta que nos desvían hacia arriba por una calzada romana por la que baja el río. y a continuación llegamos a un terreno que, a los que nos gusta el trail, nos hace difrutar como enanos. Un terreno muy embarrado, serpenteando entre los troncos de los árboles. Unas vistas impresionantes nos dicen que ahora comenzamos la bajada hacia la meta. 
Por una pista ancha pero no muy cómoda de correr llena de piedras y agujeros, pasamos el desvío de las dos carreras y llegamos a una bajada que se las trae, súper técnica pero chulísima. Me emociono y me tiro y disfruto hasta que por un despiste caigo y noto como el gemelo quiere subirse. Me incorporo, estiro un poco y continúo disfrutando de esta impresionante bajada. 
No comí nada antes y ahora noto un agujero en el estómago, estoy deseando llegar al siguiente avituallamiento y llenarlo. 



Cruzamos el río que esta vez nos cubre bien las piernas y llegamos a una petadita en la que me encuentro una pancarta que pone "Forza Coutadas" ( detallazo de Esteban), le hago caso y subo lo mejor que puedo. Veo gente a unos metros y intento alcanzarlos por unas pistas de barro. Subiendo y bajando llegamos al km. 20 y a su correspondiente avituallamiento, como un par de higos, plátano y bebo. Allí esta David, un chaval muy majo de Baiona que me da ánimos y me ofrece una barrita, la cojo y sigo pero no me la como porque igual me paso y luego voy mal. 
 Voy cogiendo corredores pero llevo las piernas tocadas y en una subida me pongo andar, me encuentro con un chico que va tambien algo tocado y me dice "vamos!" y tiramos por una bajada muy chula hasta que llegamos a Baíña. Sé que no queda nada y veo una chica delante mía y me motivo para pasarla. Cruzamos la carretera y allí está Esteban. Me anima y me dice que ya no queda nada. Continúo corriendo todo lo que puedo, ahora intentaré mantenerme ahí, llegamos a las calles viejas de Baiona donde la gente anima y continuamos hasta Santísima Trinidad y veo el pabellón, a la gente animando, corredores , compañeros y mi familia. Así da gusto y entro contenta por meta.



Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review