martes, 13 de octubre de 2015

Ricote, punto y seguido. Por Estivel

Este 2015 será sin duda el año de las experiencias en el trail para mi. He tenido que aprender sobre la marcha cómo gestionar la forma física, el coco, el tiempo e incluso el corazón. Las convocatorias con la selección gallega me han hecho crecer, vivir la Copa de España desde dentro no te hace correr más, pero te enseña mucho para trabajar en ello.




Ricote, Murcia, 11 de Octubre, última prueba de la Copa de España de carreras por montaña.
Todo en el aire entre un andaluz, Iván Ortiz, un gallego, Elpidio Gómez, y un balear, el favorito, Toni Roldán.
La federación gallega decide que viajemos en coche, así que el seleccionador y los tres seleccionados salimos el viernes temprano hacia tierras murcianas, con intención clara de dedicar parte del viaje al turisteo.( Albacete, Madrid, Alcantarilla, Archena...)




Dejamos atrás la pluviosa tierra de la morriña para adentrarnos en un clima casi veraniego, estando todo el fin de semana con temperaturas diarias cercanas a los 30 grados.
Obviaré todas las risas y anécdotas del trayecto para centrarme en la carrera y los momentos inmediatamente anteriores y posteriores.






Cena del Sábado:
Ricote nos acoge de maravilla desde el primer momento, pero es en la cena de la víspera cuando realmente apreciamos la cantidad de gente de otras selecciones que se ha desplazado hasta allí para competir.( Genma Arenas, Paula Cabrerizo, Iván Ortiz, Toni Roldán...).
Como en Galicia no se come en ningún lado (ya lo sabíamos) y le dejamos claro al camarero que en nuestra tierra esos platos son " un pincho". Ambientazo de local, pero nada mas terminar nos vamos a dormir, hay que descansar.
Obviaré de nuevo las vivencias con mis compis de selección, Dios mío que forma de reír!

5:45 a.m.:
Toca desayunar, esta vez acompañado por Luis Calvo, crack, compitiendo conmigo por ser el más sonámbulo de los dos. Cumplido el trámite nos reincorporamos al sueño que dejamos aparcado, hasta las 7:45.
Nos espabilamos, nos vestimos, nos reímos... Mientras Elpidio desayunaba.
Una vez listos nos dirigimos al meollo, tocaba calentar. Las sensaciones de cara a la carrera nunca fueron malas, la ausencia de presión y el saber que no podía forzar me hicieron vivirlo todo en estéreo, y la verdad, es muy diferente. Ellos dos calentaron bien, se notaba que las espadas se iban a batir en duelo y por todo lo alto.

El recorrido de esta prueba es, si debo definirlo con una palabra, completo. Son 26km con 1.650m positivos, donde alternamos velocidad pura con largas subidas, pasando por dos bajadas muy técnicas, cresteos y desfiladeros.

A las 9:00 a.m dio la salida, y mentalizado para disfrutar y tantear mi lesión, salí a muerte como casi siempre!!
3:25 el primer km., suficiente para tener claro que mi guerra no iba a ser la misma que la de mis compañeros de selección. Desde ese momento la carrera fue un disfrute completo, con dos subidas muy largas y dos súper bajadas, la última de casi 7km. con zonas realmente técnicas ( y lo que me gusta a mi que lo sean.).
Allí todo el mundo corre mucho, no puedes despistarte ni un minuto si no quieres perder posiciones, y estar en el grupo de los 40-50 primeros significa bajar de 2h50', ninguna broma.

La primera subida hizo selección natural, y decidí tomarlo con calma para no terminar sin fuerzas en la última bajada. Creo que llegué a estar sobre el puesto 80, pero no me importaba, esta vez no. Aproveché cada cuesta abajo para recordar a los rivales ya que los gallegos  "vamos fuerte para abajo", y me divertí como un enano haciéndolo. 

La subida del final es muy larga, empezando con 3-4km corribles para terminar con un repecho de 300m con un desnivel cercano al 35%. Desde ahí, 7km. a tumba abierta para ganar posiciones, romperte la cabeza, tobillos y resto del cuerpo o incluso disfrutar. Por supuesto hice lo último, sin nada que perder y habiendo reservado fuerzas durante 20km. la cosa no era para menos. Adelanté alrededor de 12 puestos en ese tramo.

Los dos km. finales, llanos, los dediqué a observar ( a 3:40...) los olivos de las fincas de Ricote, a deleitarme con el olor tan diferente de la huerta murciana y a responder con aplausos los ánimos de las gentes del lugar.
Bonita entrada en meta, genial experiencia, impresionante compañía...se puede pedir más???
Ricote, volveré.

PD. Felicidades Elpidio por hacer algo tan difícil, y no me refiero a ser tercero en la clasificación final absoluta de esta copa de España 2015, si no por mantener intacta la humildad y los valores que te caracterizan.





Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Design by Free blogger Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | GreenGeeks Review